Calificación:
  • 1 voto(s) - 5 Media
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
Las lumbreras de carga, "transfers"
#1
Bueno, voi a ir subiendo unas pequeñas introducciones, sobre las partes a modificar en los cilindros. Ya que ultimamente esta muy de moda hacerse llamar "preparador" por meter la dremel porque sí, donde sea y como sea. Eso lo hace cualquiera.

Empezaré por las lumbreras de carga, más conocidas por todos como canales de transferencia - transfers.

Son conceptos bastante teóricos, pero muy muy interesantes, si alguien quiere hacerse llamar "preparador".


[B]LAS LUMBRERAS DE CARGA[/B]

Desde el cárter, los gases son impulsados al cilindro, donde lo primero que tienen que hacer es desalojar por el escape los gases viejos, pero no deben mezclarse con los gases ya quemados, ni perderse por el escape.

Suelen existir cinco lumbreras o más, a veces con interconexiones entre sus entradas y con la admisión. Los factores críticos son las direcciones en que descargan los gases.

Cuando los motores precisan buena potencia en regímenes bajos, las lumbreras de carga suelen estar dirigidas hacia la parte trasera del cilindro, y hacia arriba. Es corriente que mas lumbreras principales se abran antes que las auxiliares, o bien que los bordes superiores de las lumbreras tengan una forma que se estrecha de forma progresiva, de manera que la lumbrera se abra de forma progesiva. Todo esto sirve para dar buenos resultados en regímenes bajos (los bordes que se estrechan de forma progresiva alargan la vida de los segmentos). Suele ser útil dar a las lumbreras mayor tiempo de apertura y dar a sus ventanas de salida una dirección hacia arriba y hacia la parte trasera del pistón: sirve para aumentar la potencia en regímenes medios en un motor que tenga una banda de potencia demasiado estrecha.

Pero para conseguir potencia a altas velocidades, las cosas tienen que suceder de una forma un poco más violenta.

Por lo tanto, las ventanas de las lumbreras de carga tienen un ángulo tal que envían los gases frescos sobre la cabeza del pistón y hacia el centro del cilindro. Las lumbreras auxiliares suelen estar en ángulo hacia arriba, hasta 45º, mientras que la "séptima lumbrera", en la pared trasera, tiene un ángulo muy pronunciado hacia arriba. En principio, toda lumbrera de sobrecarga se habría reglado de forma que se abriese después de las otras, para dar un último soplido de gases frescos, para terminar el proceso de barrido de gases. Pero la lumbrera puede dejar pasar más gases, y a regímenes altos es corriente abrir todas las lumbreras de carga al mismo tiempo.

[Imagen: lumbreras01.jpg]

Izquierda: las líneas de puntos indican cómo se puede agrandar la lumbrera, con una boca más alta y más ancha que la original y dirigiendo el flujo de gases sobre la cabeza del pistón. La entrada se agranda al máximo, y se va estrechando el conducto de forma gradual hasta llegar a su estrechamiento máximo en el punto de mayor curvatura del conducto.
Centro: las líneas de puntos presentan una modificación opcinal cuando se pretende dirigir hacia arriba el flujo de gases.
Derecha: proporciones para una "séptima lumbrera", que dirige la corriente de gases muy hacia arriba.


[Imagen: lumbreras02.jpg]

Las lumbreras de carga también se pueden modificar para dirigir el flujo de gases hacia el centro del cilindro (izquierda) o hacia la parte trasera del cilindro (derecha). La dirección del flujo de gases afecta a las características de potencia: cuando los gases se dirigen sobre la cabeza del pistón y hacia el centro del cilindro, se obtendrán mejores rendimientos a regímenes altos. Cuando el flujo de gases se dirige hacia la parte superior del cilindro, o hacia su pared trasera, se obtendrán mejores rendimientos a regímenes bajos.


[Imagen: lumbrebras03.jpg]

Ventanas de lumbreras de escape y de carga. Las lumbreras de carga se pueden dirigir a la pared trasera del cilindro, o pueden dirigir los chorros de gases de forma que choquen entre sí. Las líneas de puntos indican alteraciones típicas que se pueden realizar en las ventanas de las lumbreras.


[Imagen: lumbrebras04.jpg]

Suele ser posible dar a la boca de las lumbreras una forma más aerodinámica para mejorar el flujo de gases, aumentando el radio de sus esquinas aun cuando no se pueda o no se quiere aumentar su tamaño total.


El reglaje de la apertura de las lumbreras de carga no se puede considerar por sí solo, tiene que estar relacionado con el intervalo de precompresión. Si se aumenta el tiempo-superficie de la lumbrera de escape, aumentará la precompresión; la presión del cilindro será menor cuando se abran las lumbreras de carga. Cierto aumento de la diferencia de presiones puede ser bueno, porque hará que los gases de carga entren en el pistón a mayor velocidad. Como todos los intervalos de tiempo se reducirán a mayores velocidades de giro, el aumento de velocidad de los gases tendrá consecuencias: transferir más gases al cilindro y realizar un mejor barrido de gases. Aumentará también la probabilidad de que se mezclen los gases nuevos con los viejos, y de que los nuevos se pierdan por el escape. Por este motivo, los ángulos de salida de las lumbreras se convertirán en un factor más crítico.

Existe otro sistema que hará que fluya más o menos las misma masa de gases pero a una velocidad inferior, y sin modificar los reglajes: es aumentar la superficie de las lumbreras de carga, ya aumentando la anchura de las ventanas o ya bajando su borde inferior hasta que estén en línea con el segmento superior en el PMI.

Un buen ajuste delicado de las lumbreras puede también mejorar el flujo de masas por las mismas. En concreto, cualquier cosa que pueda originar turbulencias se debería retirar, y se debe dar a las lumbreras una forma suave y redondeada que se vaya estrechando hasta el punto más estrecho, que debe ser aquel en que es mayor la curvatura.


Salto de foro:


Usuarios navegando en este tema: 1 invitado(s)